Hace ya casi una semana que no actualizo el blog. En mi defensa diré que ha sido una semana bastante estresante: reuniones, llamadas telefónicas y más reuniones. Todo para definir mi futuro profesional por estas tierras. Finalmente, y después de mucho meditarlo, voy a dejar mi empresa actual para aceptar un nuevo desafío en otra empresa. No os puedo dar muchos más detalles al respecto, mi nuevo empleador me ha sugerido máxima discrección en la Red, pero si os diré que las condiciones son sensiblemente mejores a las que tenía hasta ahora en SRC.SI.

Para poder formalizar mi nuevo contrato, era imprescindible que me sometiese a un reconocimiento médico. Así que a ello hemos ido hoy por la mañana. Digo “hemos” porque Spela me ha acompañado. Y menos mal que lo ha hecho porque de no estar ella no sé cómo hubiera terminado alguna de las pruebas. El reconocimiento más exhaustivo al que me he sometido hasta la fecha ha consistido de:

  1. Prueba de visión diurna y nocturna, además de otras pruebas que no he entendido para qué servían. Aquí han empezado las risas. La primera parte, con las clásicas series de númericos no han supuesto ningún problema para hacerlas en esloveno. Ha sido cuando la enfermera me intentaba explicar la segunda prueba (una con palitos más o menos cerca) cuando hemos necesitado la ayuda de Spela. Menos mal que la enfermera tenía bastante buen humor y al final nos hemos acabado echando unas risas.
  2. Electrocardiograma y espirometría. Esto segundo no sabía ni lo que era 😀
  3. Reconocimiento general por parte del médico y prueba de audición.
  4. Análisis de sangre y orina. Lo de la sangre sin problemas…”everything under control“. Para el análisis de orina, me meto en una cabinita, lleno el correspondiente frasquito y salgo tan pimpante a la cola. Al verme Spela con el bote me dice: “¿dónde vas con eso?, se supone que lo tienes que dejar dentro“. Y efectivamente, dentro, en cada cabina, había un pequeño armario donde dejar la muestra. El armario tenía una puerta por el otro lado por dónde recogen las muestras y un bonito cartel avisando de cómo proceder. Pero claro, aquí al “spanec” todavía no le da para entender todos los carteles 😀 Una vez solucionado el malentendido me dice Spela: “menos mal que estoy aquí, si no te paseas por todo el ambulatorio con el pis en la mano“. Toda la razón 😀

Al final, algo mas de dos horas echadas en el ambulatorio.

Tagged with:
 

4 Responses to El reconocimiento médico

  1. iesvsNo Gravatar says:

    Exactamente como el mío de hace un mesecico, espirometría incluida ;)…

    Eso sí, yo vi el armario 😛

  2. DanielNo Gravatar says:

    Jejeje, no, si yo el armarito lo he visto…pero ni se me ha pasado por la cabeza el dejar la muestra ahí. Debe ser que no me hago muchos análisis.

  3. cherinoleroNo Gravatar says:

    Pues yo hubiera sido de los que me hubiera paseado todo el ambulatorio con la meada, es más, hubiera ido preguntando a todo médico por ahí que qué tenía que hacer con ella :S
    De todas formas, me alegro que estés sano 😉

  4. DannNo Gravatar says:

    JAJAJAJAJ! Vaya historieta Dani XD En el mío de la MAZ por webs había que pasearse como el resto de los allí presentes con el piseto en la mano XD Sin complejos XD

Leave a Reply