Aunque el título pueda sonar a película de ciencia ficción, “The Loudness War” hace referencia a la batalla que libran actualmente las discográficas por el volumen; o porqué los discos de ahora no se escuchan mejor que los de antes. Encontré este interesante artículo en el blog el50.com y me dió por buscar algo más de información sobre el tema.

En general, y debido a la percepción que tiene nuestro oído de las distintas frecuencias, tenemos la sensación de que cuanto más alto es el volumen del sonido mejor es éste. Es por ello, que las discográficas llevan años peleando porque sus producciones suenen lo mas alto posible. En estos tiempos de consumo inmediato, radio-fórmulas, iPods y demás; nadie es tan tonto como para arriesgarse a producir una canción que no suene a toda pastilla. Parece ser que la consigna es tralla = bueno; sin importar que los métodos para conseguirlo degraden el propio sonido.

Para explicar cómo se consigue elevar el volumen general de una canción tenemos que recurrir al rango dinámico. Definiremos el rango dinámico como la diferencia (medida en decibelios) entre las partes con mayor volumen de una canción y aquellas con menor volumen. La idea detrás de la “loudness war” es que las producciones actuales tienden a comprimir este rango de manera que la diferencia entre unos sonidos y otros sea menor. Consecuencia, toda la canción se escucha a un nivel similar, el sonido suena plano, sin matices. A “toda hostia si”, pero no mejor. Además, aplicar compresión de manera indiscriminada puede provocar distorsión (clipping) y a la larga, provoca fativa auditiva (una hora de Bisbal a todo trapo te deja el oído hecho papilla).

El siguiente vídeo explica con bastante claridad cómo funciona la compresión:

YouTube Preview Image

Queda bastante claro que aplicar mucha compresión degrada la calidad del sonido. Y sobre todo degrada la calidad de la composición: es indudable que el uso incontrolado de este método hace que nos perdamos muchos detalles que el compositor puso allí a propósito.

Si queréis más ejemplos de cómo la guerra por el volumen puede llegar a destrozar una canción podéis leer este artículo: “Vu, The Loudness War”. Como siempre más ejemplos en la Wikipedia, en “The Death of High Fidelity”, o en “Even Heavy-Metal fans complain that today’s music is too loud”.

 

2 Responses to The Loudness War

  1. RodoRNo Gravatar says:

    No a la guerra por el volumen!
    Gracias por citarnos 😀 .

  2. adminNo Gravatar says:

    De nada hombre, realmente me pareció muy interesante vuestro artículo. Muy buenos los ejemplos de verdad. Durante la carrera tuve alguna asignatura de audio digital y sabía que se hace mucho procesamiento al sonido original. Lo que no me imaginaba es que se llegara a tal punto de que todo suene igual. Estoy de acuerdo contigo…¡¡¡no a la guerra por el volumen!!!

Leave a Reply