El viernes pasado, todos los miembros de mi división dentro de SRC.SI estuvimos de “Team Building”, o actividad lúdico-festiva conjunta, en un centro de turismo de montaña. El sitio en cuestión estaba situado cerca de Kamnik y entre otras cosas, incluía una zona para jugar al paintball. Os paso un mapilla que he podido sacar de Google Maps con la localización del sitio. Incluso he encontrado la página del sitio, que la verdad no es un prodigio de diseño “Web2.0 compliant”.


Ver mapa más grande

Llegamos al sitio a eso de las 3 y media de la tarde. Mientras iba llegando el personal nos sacaron bebidas y gulash bien caliente. Y menos mal porque con el frío que hacía yo me estaba quedando pajarito.

Antes de la comilona, todos los que nos habíamos apuntado (o nos habían apuntado, como fue mi caso) fuimos a jugar unas cuantas partidas al paintball. Tras equiparnos con un bonito traje-mono de camuflaje, un pañuelo estilo Rambo, la máscara de inseguridad (porque muy a pesar de ella recibí un disparo en toda la barbilla) y la pistola de aire comprimido; nos soltaron por el monte a pegar tiros. El juego fue siempre el mismo, capture-the-flag, es decir, el objetivo era capturar la bandera del contrario. Mi equipo ganó la primera de las partidas pero desde entonces hicimos un poco como Napoleón en Waterloo, de mal en peor. Durante la segunda de las partidas me llegué incluso a quedar sin balas, por lo que estuve, mientras me acribillaban tres contrarios, haciendo ruido con el aire comprimido para despistar 😀

La última partida fue para enmarcar. Me quedé vigilando nuestra base, a la espera de que viniesen los contrarios para robar nuestra bandera. Desde allí podía oir el intercambio de disparos, hay que ver el ruido que hacen esos cacharros, pero ni veía a los míos y ni a los otros. Al rato, veo que se mueven las ramas cerca de mi posición y me empiezan a disparar. Me resguardo y les respondo. Del esfuerzo, comienzo a respirar más fuerte y se me empaña la máscara. Estupendo, estoy rodeado y no veo ni un pimiento. Sigo disparando…sin ton ni son. Los otros cada vez son mas, y disparan desde diferentes sitios. Basicamente me están comiendo vivo. Yo sigo disparando, tirado en el suelo sin ver absolutamente nada y sudando como un cerdo. Un cristo vamos. Finalmente, y cuando ya había llegado el cuarto contrario a darme cera recibí un disparo en el muslo (del que todavía conservo la marca 🙁 ) Cuando salgo de la zona de juego me doy cuenta de que todo mi equipo me había abandonado. Ya ves, el español resistiendo al invasor y el resto bebiendo cerveza. Qué poca verguenza !!! 😀

Os dejo una foto del ejército antes de la batalla. Menuda banda. Por cierto, no es que me haya puesto tocino. Solo que debajo de ese maravilloso traje de camuflaje llevaba como 3 capas de mi propia ropa. Menudos calores pasé.

De batallas con la empresa

Después de la “guerra” tuvimos una merienda-cena, en la que nos pusimos cerdos de comer carnes a la brasa y típicos postres eslovenos como los štruklj, que son una especie de empanadas que se cuecen en lugar de freirse y se recubren con bien de azucar. Una cosita ligera para cuando tienes que subir a la montaña. Por cierto, tenían cerveza Tuborg. Qué recuerdos me trajo de mi año en Dinamarca.

La verdad es que, a pesar de mis reticencias iniciales, me lo acabé pasando bien. Y eso que sólo ganamos una partida…

 

2 Responses to Team building con la empresa

  1. ŠpeliNo Gravatar says:

    si es que … que quejica eres 😀 😀

  2. adminNo Gravatar says:

    Yo?

    No sé porque dices eso. Si yo no me he quejado nunca.

Leave a Reply