Después de una de las primaveras más lluviosas que se recuerdan tuvo que llegar Špela el sábado 14 para que el verano se instalase definitivamente. Y vaya verano, que hace una torrija en Madrid insoportable. Menos mal que en el curro tenemos jornada contínua y nos dejan ir a trabajar en “bussiness casual” – aunque en mi caso el “bussiness casual” se haya convertido en “veranito confortable”.

Como iba diciendo, llegó mi chica a Madrid el día 14, casi el mismo día en el que lo hacía el calor. Llegó tarde, como casi siempre con Retrasing, perdón, con Vueling. Ya sabemos que esta compañía y los horarios no se han llevado muy bien. Entiendo que, debido a la competencia, tengan que intentar llegar a más sitios con los mismos aviones. Pero que siempre tengan el mismo retraso en el mismo vuelo es obcecación. Y lo demás son excusas.

Se que sueno un poco repetitivo, quizás hasta demasiado cursi, pero la semana que estuvo aquí  Špela estuve la mar de contento. Pese al calor, pese a los marrones que me seguían cayendo en el trabajo, tenía la ilusión de volver a casa y pasar la tarde con ella. A pesar de que todavía tenía que trabajar por la tarde, nos las arreglamos para irnos algún día de compras. Con la excusa de acompañarla a ella, me acabé comprando unos trapitos 🙂 Qué queréis que os diga, a mi me ponen un anuncio de “outlet” en una tienda y me pierdo. Además, aproveche la semana para comprarme mi regalo de cumpleaño: una estupenda cámara digital Ricoh R8. Todavia no he podido usarla mucho así que tampoco os puedo dar muchos detalles. Este fin de semana espero ir a la Expo y hacer alguna fotillo. Aprovechare cuando las suba para comentaros las bondades del “gadget”. Por ahora os dejo una fotico:

My Camera

El viernes 21, y con motivo de mi cumpleaños y del de mi compañero de piso, montamos una fiestecita en casa. Bien provistos del mejor catéring en el barrio de Tetuán (esas tortillas del Carrefour que hicieron las delicias de los invitados) y de una generosa cantidad de bebidas espirituosas; invitamos a unos cuantos amigos del curro y a un par de amigas de Rocío. Espero conseguir alguna fotillo para que veáis el ambientazo. Con el calor de esa noche el salón de nuestro piso era un hervidero. Menos mal que el super ventilador Taurus Tropicano que me dejó mi abuelo alivió un poco el ambiente.

Superados los estragos de la resaca: que fueron más visibles en algunos; le tocó el turno a Špela de volver a casa. Que ganas tengo de que nos pongamos de una vez de acuero la gente de SRC y yo. Y sobre todo de tener una oferta para poder decirle a HP: “I’m not blue anymore, I quit”. Además se lo pienso decir en inglés, con dos coj****. Parece que todavía les tendré que hacer una visita más en julio para que me cojan. Pero bueno, todo esfuerzo me parece pequeño si al final me dan el trabajo.

Y de momento creo que eso es todo amigos. Este finde espero ir, aunque sea media hora, a la Expo y hacer foticos. Digo yo que con el pepino de cámara que me he comprado saldrán de puta madre. Y para que no se os haga tan dura la espera os dejo con un disco ciertamente recomendable. Algo fresquito y divertido para este verano:

SERGIO MENDES – ENCANTO

“Sergio Santos Mendes Nacido en Niterói (estado de Río de Janeiro) el 11 de febrero de 1941. Hijo de un médico, Mendes estudió música en el conservatorio de su ciudad con la esperanza de convertirse en un pianista clásico. Mientras que su interés por el jazz iba creciendo, empezó a tocar en clubes nocturnos durante la década de los 50, la época en la cual nacía el bossa nova.”  Wikipedia

 

2 Responses to Ya llegó el verano, ya llegó

  1. EspelicaNo Gravatar says:

    Superados los estragos de la resaca: que fueron más visibles en algunos – agradezco mucho la discrecion … 😀

  2. adminNo Gravatar says:

    Mujer, sabes que soy todo un caballero. Y más tratándose de mi amor. De todas maneras por las respuestas al post creo que está bastante claro quién tuvo la peor de las resacas….

    Un besico.

Leave a Reply