En primer lugar, me gustaría pedir disculpas a los lectores de este blog (si alguna vez tuve alguno) por haberlo dejado tan abandonado durante tanto tiempo. Lo cierto es que con el cambio de trabajo, de ciudad y en definitiva, de vida, no he tenido muchas ganas de escribir. Ahora, después de cuatro semanas en Madrid ya me siento lo suficientemente cómodo como para contaros mis primeras experiencias en la capital del reino.

Empezaré por comentaros en qué consiste mi trabajo en HP. Quizás sean tareas menos glamurosas que las que hacía en Vodafone (eso de aplicaciones para móviles queda como muy chulo) pero aquí, al menos, uno tiene más contacto con el mundo real. Bueno, al grano, en HP estoy dentro del departamento de soporte a ventas (o Sales Support, como dicen ellos). Mi trabajo consiste en ayudar al comercial a conseguir una determinada venta (o Deal). El procedimiento es bastante sencillo: el comercial (que bien puede ser un especialista o un gerente de cuenta) negocia con el cliente la compra de ciertas máquinas y nos pasa un resumen de todo ello. Nosotros, y usando una herramienta de configuración, preparamos una hoja de cálculo con todos los componentes, licencias de software y soporte necesario para que el pedido del cliente se pueda fabricar. Dicha hoja de cálculo es remitida al comercial.

El segundo paso consiste en pedir un precio especial, es decir, una serie de descuentos para la configuración antes mencionada. Nosotros nos encargamos de realizar dicha petición. La oferta con los descuentos es remitida de nuevo al cliente. Si éste está conforme el proceso de venta sigue adelante y todo concluye con un pedido a fábrica. Entre medias, el cliente puede ir cambiando varias veces de idea y es necesario cambiar la configuración.

Hasta aquí, la tarea que realizo en sí. Mis compañeros de departamento y yo estamos divididos en distritos según el tipo de clientes a los que se vende. Yo estoy en el distrito de gobierno y sanidad, por lo que los clientes para los que configuro son Ministerios, organismos públicos, CC.AA, universidades y empresas públicas. ¿Y qué vendemos? Pues cosas gordas la verdad. Servidores, soluciones de almacenamiento, software…Todo ello destinado a grandes empresas u organismos que necesiten gran capacidad de procesamiento.

Y esta es basicamente mi labor en HP. Como he dicho, quizás se trate de tareas menos glamurosas, pero al menos soy “chapa-azul”, es decir, he dejado de ser subcontratado y ya pertenezco a la plantilla de la empresa para la que trabajo. Parece una tontería, sigo siendo el último mono, pero las condiciones no son las mismas.

Vaya, no sabía cómo empezar y ahora no se cómo parar. Bueno, pasemos a mi vida en Madrid. Cuando uno llega a esta ciudad y tiene que enfrentarse a los atascos, los transportes públicos abarrotados de gente y el barullo de una ciudad de tres millones y medio de habitantes; la primera sensación que aparece es el agobio. Y más viniendo de Zaragoza, que es una ciudad realmente tranquila. Después de cuatro semanas la sensación es diferente. El ser humano se acostumbra a todo, realmente a todo, y creo que estoy practicamente hecho ya a esta ciudad: a moverme en metro y en cercanías; a llegar más tarde que en Zaragoza de trabajar; a la gente; al ruido…Está todo controlado. Además, después de arreglar la habitación, de esos momentos Ikea (de los que espero dejaros alguna foto) y de comprarme un equipo de música con el que atronar a los vecinos; todo se ve de otra manera. Ahora me siento realmente cómodo en el piso aunque la habitación sea la más pequeña y se oiga el ascensor.

Y esto es todo por ahora. Para la próxima actualización espero tener alguna foto para que os hagáis una pequeña idea de cómo es todo.

 

One Response to Casi un mes en Madrid

  1. pablo VF-ES (pabadsa1) EXTNo Gravatar says:

    Ya te dije que me suscribí al feed RSS y por fín veo que te animas a escribir.

    Me alegro de que estés contento con tu trabajo. Es esencial para vivir tranquilo. Trabajar atormentado es lo peor.

    Disfruta todo lo que puedas chaval!

    Espero que nos veamos en la próxima cena.

    Salu2 desde tu antigua oficina.

Leave a Reply